No hay comentarios

Gijón, vivir en Cimadevilla

A los pies del que ahora es el símbolo por excelencia de la ciudad de Gijón, el “Elogio del Horizonte”, se encuentra su barrio más antiguo: el casco histórico, el barrio de Cimadevilla o Cimavilla.

En este barrio se concentra la mayor parte de la historia y los orígenes de la ciudad. Antaño residencia de pescadores y cigarreras, fue el núcleo durante décadas de la vida de Gijón. Hoy en día, tras una profunda rehabilitación en muchos de sus edificios realizada en los últimos 20 años, mantiene intacto su encanto y concentra en sus construcciones (más de una decena) gran parte del patrimonio histórico de la ciudad.

Un barrio en un enclave único, lleno de vida y muy bien comunicado

Pero las raíces históricas de Cimadevilla no es el único de sus encantos. El casco histórico de la ciudad, además, se encuentra en un enclave privilegiado. Está ubicado en una pequeña península, rodeado por el mar, apenas a unos minutos entre la Playa San Lorenzo y el Puerto Deportivo (antiguo Muelle y puerto de pescadores donde se rulaba el pescado).

En su parte más alta, el cerro de Santa Catalina, donde Chillida diseñó su escultura abierta al mundo, se encuentra una gran superficie verde para pasear siguiendo la costa, disfrutar en familia, y donde los más pequeños tienen parques para jugar y los adolescentes pueden practicar deportes en las pistas de la Subida al Cerro.

Recorriendo sus calles encontraremos pequeños negocios con tradición y encanto, y podemos degustar lo más tradicional de la gastronomía asturiana.

Por otra parte, Cimadevilla es el barrio que concentra más elementos históricos y culturales, como los museos en la Casa Natal de Jovellanos, el Palacio de Revillagigedo y la Torre del reloj, las Termas Romanas, los restos del fuerte… Y cuenta con tradiciones muy arraigadas, incluso con celebraciones propias en Semana Santa, Carnaval o en la fiesta de San Pedro, con el enramado de fuentes… que lo convierte en un barrio lleno de vida, profundamente ligado a la ciudad, con gran atractivo para turistas y visitantes.

El barrio está cerrado a la circulación de vehículos –salvo residentes- y es peatonal prácticamente en su totalidad, pero a su vez está muy comunicado ya que se encuentra apenas a cinco minutos a pie de la zona centro de la ciudad, de los ejes comerciales principales, de gran cantidad de servicios como centro de salud y colegios e institutos para niños y jóvenes en edad escolar, y a diez minutos a pie de la estación de autobuses urbanos e interurbanos.

Comentarios (0)